Share

OCDE y las universidades (1/3)

Rendición de cuentas al Comité de Educación
"Excelente recepción de las recomendaciones", dice la SEP
Las propuestas de los expertos y la respuesta de las autoridades

En 1996 la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) entregó a las autoridades mexicanas un informe sobre el estado de la educación media superior y superior en el país. Al final del informe se proponen varias recomendaciones "sobre las grandes orientaciones de la política de educación." Desde su publicación el Examen de la política educativa de México ha sido un texto polémico, tanto por sus recomendaciones como por su carácter de informe externo. Recientemente, una vez que se han cumplido plazos para rendir cuentas al Comité de Educación de la OCDE, las autoridades educativas informan de lo ocurrido con esas recomendaciones.

El examen realizado por los expertos de OCDE fue pedido y pagado por el gobierno, aunque no se han aclarado públicamente las razones de solicitar a la OCDE ese diagnóstico, ni cuáles los compromisos contraídos por el gobierno mexicano para implantar sus recomendaciones.

Además, en el debate actual sobre cuáles debieran ser las políticas para la educación superior, y particularmente en el marco del conflicto de la UNAM, con frecuencia se ha destacado la influencia de las organizaciones internacionales en el diseño de las políticas nacionales. En este Comunicado, Observatorio recuerda cuáles fueron las recomendaciones de la OCDE y examina la respuesta de las autoridades.

Valoración económica

La OCDE es una organización con casi 40 años de existencia y que agrupa actualmente a 29 naciones. La mayoría de los países miembros tiene un alto promedio de desarrollo económico y comparten el compromiso de promover las políticas de cooperación y expansión económica. México ingresó en mayo de 1994 -hacia el final del sexenio salinista- y previamente le había solicitado a esa organización que realizara, entre otros diagnósticos, un examen de sus políticas nacionales para los estudios superiores.

La OCDE, acorde con sus objetivos de expansión y mejoramiento económico de los países miembros, enfatiza en sus exámenes "en qué medida el sistema educativo responde a las necesidades de la economía y de la sociedad actuales y en qué medida puede contribuir a la consecución del desarrollo económico y el progreso social."

El estudio practicado por el equipo de expertos de la OCDE, en su parte de diagnóstico, destaca el carácter sumamente heterogéneo, complejo, frágil, poco articulado y rígido del conjunto de instituciones de educación media superior y superior. Es decir, un sistema que se divide en varios subsistemas (universitario, tecnológico y normalista), pero que no está integrado entre sí y tampoco permite la movilidad horizontal de los estudiantes; con diferentes formas de coordinación con las autoridades educativas y con distintos regímenes jurídicos; con un crecimiento importante del sector privado (cinco veces más que el público); alta concentración de la matrícula en las ciencias sociales y administrativas; e indica que "el peso de las formaciones científicas y técnicas es modesto para el nivel de actual de desarrollo económico de México".

Las recomendaciones

Con base en su enfoque de política económica y social y derivado del diagnóstico realizado, los expertos de la OCDE plantearon cinco campos críticos en los que "las reformas son manifiestamente necesarias": flexibilidad, pertinencia, calidad, personal académico, y recursos financieros. Para cada uno de estos rubros hay recomendaciones, que van desde objetivos genéricos hasta propuestas muy específicas. A continuación recordamos algunas que han sido, por diferentes razones, objeto de controversia:

-Aumentar la parte de las formaciones profesionales y tecnológicas del nivel medio superior hasta alcanzar, en un primer momento, la tercera parte de la matrícula total.

-Prever un aumento de la matrícula a mediano plazo de la educación superior, pero bajo reserva de controlarla mediante pruebas de calidad al ingreso y a la salida.

-Desarrollar prioritariamente los institutos y las universidades tecnológicas.

-Implantar para todos los candidatos a ingresar a la educación superior un procedimiento de admisión selectiva.